Conócenos Servicios Nature Sistemas Web Soporte   Inicio
Sistemas
Servicios de Red

Un sistema operativo de red, indudablemente se distingue por las facilidades que otorga tanto al administrador, como a los usuarios. Ciertamente, este es otro de los puntos fuertes de Windows 2003 Server. La cantidad de servicios (y su calidad), son un punto sumamente importante que debe ser bien conocido para sacarles su máximo provecho. Aunque no se detallan a todos los servicios, se revisan los más importantes. Lógicamente existen otros servicios o aplicaciones de valor añadido no incluidos en Windows 2003 Server o provenientes de otros proveedores de software que es conveniente detallar.

Servicios de Internet. Microsoft está claramente comprometida para afianzarse en un mercado en el que, hasta hace poco, se hallaba en una posición minoritaria: el de la implantación de servidores en Internet. Una clara muestra de esta tendencia es .NET, la nueva plataforma de desarrollo de aplicaciones en la que todo gira alrededor de la idea de que la red, Internet, va a constituirse en el ámbito en el que las aplicaciones van a prestar sus servicios, en lugar de ser un mero mecanismo de comunicación. Es evidente que hasta hace relativamente poco tiempo, la mayoría de los servidores web estaban basados en plataformas UNIX. Esta situación ha cambiado y está cambiando, para invertirse, en buena medida, en la tendencia inversa de tal forma que muchos administradores de servidores web están decantándose por servidores windows.

Windows 2003 Server integra los servicios de información más utilizados dentro del mundo de Internet, de ahí se deriva su nombre. La integración de estos servicios nos permite ejecutar y administrar servidores Web, FTP, SMTP o NNTP, accesibles desde el exterior o desde la propia red corporativa. Así pues es posible, por ejemplo, alojar una web propia (Internet o Intranet) por la que se puede navegar utilizando software cliente estándar como los navegadores Web actuales.

Servicios de Terminal. Los Servicios de Terminal pueden ser establecidos para la administración remota del servidor o como un servidor de aplicaciones. Básicamente permiten que múltiples clientes inicien conexiones simultáneas en servidor, consiguiendo, por ejemplo, entornos apropiados para el teletrabajo, uso de aplicaciones basadas en cliente/servidor, conexiones remotas desde sucursales o delegaciones, o mantenimiento remoto por parte del personal técnico.

Servicios de Acceso Remoto. El acceso remoto permite a usuarios móviles o remotos, utilizar conexiones telefónicas o de banda ancha para enlazarse a las redes corporativas. De esta manera pueden trabajar virtualmente como si estuvieran conectados a su red. Este servicio también ofrece la posibilidad de enlazar dos redes vía RDSI, ADSL u otros medios para crear una red virtual privada (Virtual Private Network o VPN).

Microsoft Exchange Server es la plataforma ideal para mensajería decisiva de negocios, con interoperabilidad sin igual, bajos costos de administración y poderosas funciones de colaboración. Microsoft® Exchange Server 2003 se integra perfectamente en el sistema operativo Microsoft Windows 2003, asegurando el cumplimiento de las necesidades de mensajería y colaboración de empresas de cualquier tamaño, desde organizaciones pequeñas hasta empresas de gran magnitud. En conjunto con el software del cliente, Microsoft® Outlook 2003, Microsoft® Exchange provee una infraestructura de mensajería y colaboración de alta fiabilidad, escalable y fácil de administrar. Su nuevo e innovador sistema Microsoft Web Storage System combina la fiabilidad y escalabilidad de Exchange con la accesibilidad y transparencia de Internet para proveer un poderoso repositorio de conocimientos, así como una plataforma para aplicaciones de negocios. El servidor Exchange 2003 Conferencing Server proporciona una plataforma para servicios de datos, audio, y video conferencia, estableciendo una base para nuevas vías de colaboración.

En una época donde la información es la clave, no basta con tener correo electrónico y acceso a Internet. Para satisfacer las demandas del mercado en forma rápida e inteligente, es necesario reducir las barreras de tiempo, distancia y tecnología para mantener al personal de su empresa al día en tiempo real, y en cualquier lugar donde se encuentren. Exchange 2003 le ofrece una plataforma de comunicación que permite que todos en su empresa estén en contacto de diversas maneras.

Servidor de Fax Corporativo. El empleo manual del fax está quedando rápidamente obsoleto. Las investigaciones realizadas demuestran que un servidor profesional de fax puede ahorrar costes sustanciales a su organización, a la vez que mejora su imagen y su servicio al cliente. Existen varias gamas de aplicaciones servidores de fax, desde pequeñas empresas hasta grandes organizaciones, que permiten diferentes grados de funcionalidad. Básicamente un servidor de fax permite, mediante una sola línea telefónica y un MODEM analógico o RDSI convencional, el envío y/o recepción de los faxes de toda una organización.

Estas soluciones software se basan en una parte cliente, que se instala en cada equipo que necesite utilizar el servicio y una parte servidor que gestiona la cola de faxes, como si de una cola de impresión convencional se tratara y controla el MODEM y el envío y recepción efectivo. El sistema por el que los clientes pueden mandar y recibir documentos varía en función de las características del servidor escogido, siendo el método más habitual el envío de documentos a una impresora virtual que manda sus trabajos al servidor. No obstante existen paquetes más avanzados que utilizan como enlace programas de mensajería comunes como Microsoft Outlook / Exchange tanto para envío como para recepción.

Antivirus Corporativo. No hay duda de que las infecciones por virus informáticos representan una de las mayores amenazas en materia de seguridad que puede sufrir una organización. La rápida proliferación de este tipo de programas maliciosos unida a su rápida propagación debida a las, cada vez más integradas, infraestructuras de comunicación existentes y al uso de Internet, hacen que se deba estar atento a los riesgos potenciales a los que la empresa está expuesta. Naturalmente todo profesional o usuario sabe que hay que tener un buen antivirus instalado, sin embargo el elemento más crítico a la hora de defender una red frente a infecciones es una adecuada política de actualizaciones que le proporcione una protección adecuada (hay que tener en cuenta que aparecen hasta una decena de virus nuevos cada día).

Un antivirus corporativo no sólo consiste en un conjunto de programas detectores adecuados sino también en un manejador centralizado que obligue a que se cumplan una determinada serie de directivas en todos y cada uno de los equipos de la red susceptibles de infección. Estos gestores se encargan de tareas como: no permitir la desactivación del detector por parte del usuario, realizar automáticamente la actualización de definiciones de nuevos virus (con la frecuencia que se desee) o de realizar informes para comprobar, por ejemplo, que todos los equipos tengan la protección adecuada o de donde proceden los intentos de infección mas frecuentes.

Existen detectores/limpiadores adecuados a cada necesidad y situación: Estaciones de trabajo, servidores de ficheros o aplicaciones, servidor de correo (Internet o corporativo), servidores proxy, etc., de manera que la detección y eliminación se realice en la fase más temprana posible, siendo normalmente la combinación de varios de ellos la solución mas apropiada.

Servicios Firewall y Proxy. El otro gran objetivo a nivel de seguridad de todo sistema informático es la protección frente a ataques e intrusiones en recursos corporativos por parte de intrusos a los que no se permite el acceso a los mismos. Por estos recursos entenderemos tanto el acceso a una carpeta compartida en un servidor, el acceso a los buzones de correo de los usuarios corporativos, o incluso el acceso a una sesión de Telnet de un servidor interno.

La seguridad siempre será relativa al tipo de servicios que queramos ofrecer a los usuarios autorizados, según se establece en la política de seguridad de la empresa. La política de seguridad debe ser una normativa mediante la cual se especifican distintos aspectos referentes a la seguridad informática de la empresa. Estos aspectos pueden ser desde cuantas letras han de tener las contraseñas de los usuarios corporativos y cada cuanto tiempo han de cambiarlas, qué protocolos (Telnet, http, smtp, ftp, etc.) van a permitir que hablen las máquinas internas con las externas y en su caso quien va a poder iniciar la conexión, y hasta la política que se va a seguir para permitir el acceso restringido a recursos internos.

Aunque se suele reseñar, a menudo en medios de comunicación no demasiado especializados, que un cortafuegos nunca protegerá al cien por cien a estos recursos internos de acceso no autorizados ya que las técnicas de intrusión avanzan día a día (aunque el hardware y software de los cortafuegos también) y todos los días se descubren nuevos fallos (bugs) en sistemas operativos y software de servidores, también es cierto que un cortafuegos bien configurado junto con servidores igualmente configurados y protegidos puede poner las cosas muy difíciles a estos potenciales intrusos, por no decir imposibles (siempre teniendo en cuenta la política de seguridad de la empresa y a la correcta configuración de cortafuegos y servidores).

Los cortafuegos son uno de los dos enfoques básicos que se dan al asunto de la seguridad en redes informáticas. Estos dos enfoques son tradicionalmente la defensa en profundidad que se caracteriza por proteger cada una de las máquinas susceptibles de ser accedidas por personas no autorizadas, ya que está demostrado que un tanto por ciento elevado de los fraudes informáticos proceden del interior de las propias organizaciones, y por otro lado la defensa perimetral consistente en llevar toda la carga correspondiente a la seguridad en la red corporativa al elemento de conexión de esta red corporativa con el exterior (generalmente Internet). Es en este último punto, en el nexo de unión entre la red interna y el mundo exterior, donde los cortafuegos se encargan de filtrar y rechazar los intentos no legítimos de acceso a los recursos.

Consúltenos y le proporcionaremos la asesoría y el personal necesarios para decidir e implantar los servicios de red que le sean de utilidad. Tanto a nivel de productividad como de seguridad corporativa, nuestros profesionales le ayudarán a encontrar la solución más idónea.


atrás siguiente
 
Contactar Mapa Legal Privacidad   ©2012 ADDS CONSULTORES TI, S.L.